“La performance musical en vivo pide paso”

Dany Maiorana, coequiper de redacción en este blog, formó parte del equipo técnico de grabación que registró en directo la producción musical Corazón Bombea de la banda colombiana Doctor Krápula, recientemente nominada a los Grammy Latinos en la categoría de mejor canción y mejor álbum alternativo.

Compartimos esta entrevista con Dany donde nos revela algunos momentos de su trayectoria profesional.

De izquierda a derecha Dany, Pablo Arraya y Mario cantante de Krapula

Hoy resides en las afueras de Barcelona, ¿cómo has llegado hasta aquí?

Todo comenzó en el año 2001 cuando me surge un contrato en Colombia. Estuve un tiempo allí y luego regresé a la Argentina, luego viajo a Madrid donde trabajo, aproximadamente, un año, de Madrid nuevamente a Colombia. Pero, mediando un contacto con un viejo amigo, decido volver a emigrar. Esta vez mi destino es Barcelona y me siento muy feliz por haberme integrado como ingeniero de sonido en el equipo de producción audiovisual de la cooperativa Connectats.

¿Por donde comenzaste, por la música o por el sonido?

Empecé por la música, pero siempre muy vinculado al sonido, algo que me obsesionó durante toda mi carrera como intérprete y sesionista. Creo que un instrumento de primera línea puede ser tocado o grabado a la perfección pero si no tiene el timbre exacto, de acuerdo a su tabla de armónicos, da lo mismo tocarlo que no tocarlo.

Fuiste pionero en las tecnologías digitales de grabación.

En lo digital comencé allá por el año 1978 incursionando en el famoso MIDI, que es un protocolo por el cuál se pueden interconectar teclados, módulos de sonido , efectos , etc., etc. En esos años no existía todavía la grabación a disco duro, pero ya se venía gestando.

¿Como grababan antes de que todo fuera digital? ¿Las señales eran de humo?

No exageremos. Se operaba con grabadores de cinta abierta de grandes dimensiones que lucían como neveras y las señales eran analógicas. Pero en los años setenta los japoneses revolucionan el mercado con máquinas de menor tamaño, precursoras de la era digital. Carlos Piegari, el amigo con quién comparto esta apuesta por Barcelona, fue uno de los pioneros de este sistema de grabación.

Recuerdo que en esa época montó su famoso estudio Avatar en Buenos Aires, uno de los primeros en utilizar grabadores de 8 tracks de la marca Tascam modelo 80-8, una maravilla sonora hasta ese momento inalcanzable. Y compartí con él parte de aquel tiempo de exploración y descubrimiento sonoro.

Para muchos la tecnología digital es sinónimo de perfección absoluta ¿es tan así?

Yo creo que la posibilidad de editar el audio en forma digital es espectacular, poder arreglar compases o fracciones de compás de un solo instrumental o una voz es algo increíble. Sumemos a esto que el sonido tiene una limpieza y una claridad tremenda.

Algunos nostálgicos afirman, y defienden, que las cintas otorgan más cuerpo al sonido, pero lo digital tiene plugins que simulan ese sonido con una precisión muy alta. También existe la opción de tomar la grabación digital desde una mesa de mezclas análoga, entonces logramos el sonido caliente analógico con la limpieza digital de un Pro Tools. Es, actualmente, mi combinación preferida.

¿Cual crees que ha sido tu mejor trabajo?

Tengo afecto por todas las grabaciones que realicé en mi vida. Y la mejor aún está por llegar.

Y ¿a quién te quedaste con las ganas de grabar?

Sin dudarlo, al “flaco” Spinetta, mi ídolo.

¿Que significa para tí tener un trabajo nominado al Grammy latino?

¡Un flash!  Nos contrató la Sony Music y tuve la suerte de  trabajar al lado de Pablo Arraya, el ingeniero de Lenny Kravitz. Esta producción, que tantas satisfacciones me está dando, la grabamos en Bogotá, Colombia,  y luego se mezcló en New York.

¿Cuál es, según tu opinión, el futuro de la tecnología de grabación de audio?

Pues ¡la que todos nosotros difundimos a través de este blog, que por algo le hemos puesto como título: REC, LIVE & ART! El arte de la grabación de sonido y música se orienta hacia el registro en directo. Aquellas salas inmensas de los estudios de grabación clásicos, serán como las salas de los museos y los cines, espacios de culto. La performance musical en vivo pide paso. Todo hoy es arte en acción. ¡Y eso hay que registrarlo cuando sucede!

+ INFO: http://connectats.org/archives/972

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s